Cristobal Colón y el viaje a las Indias

Por todos nos es conocida la aventura emprendida por Cristobal Colón en 1492 que dio como fruto el descubrimiento de América. Según le explicó Colón a los Reyes Católicos, era posible alcanzar las Indias navegando por el Oeste. La historia es bien conocida por todos, pero ¿de dónde obtuvo el Almirante Colón tal ocurrencia?

El Almirante Cristobal Colón, cuyo proyecto tuvo como base datos erróneos sobre las dimensiones de la Tierra (fuente: WikiMedia)

Para responder a esta pregunta debemos volver a los griegos clásicos. Si en el anterior artículo veíamos como Eratóstenes consiguió ingeniárselas para poder medir el Radio de la Tierra, en este artículo os hablaré de otro eminente griego que vivió un siglo después del conocido director de la Escuela de Alejandría llamado Posidonio de Apamea.

En el siglo I a.C. Posidonio quiso mejorar las mediciones que había usado Eratóstenes para calcular las dimensiones de la Tierra y para ello usó el meridiano de la isla de Rodas y la distancia de esta ciudad con Alejandría. En vez de usar la altura del Sol como hiciera Eratóstenes usó la altura de la estrella Canope en ambas ciudades para calcular la diferencia angular entre las dos ciudades. Finalmente obtuvo como valor de la circunferencia terrestre 180.000 estadios frente a los 250.000 estadios que había calculado Eratóstenes.

Poseidonius

Poseidonius (Photo credit: Wikipedia)

Como se dijo en el artículo anterior, se demostró que los resultados de Eratóstenes se acercaban bastante a las dimensiones actuales que se tiene de la Tierra. Entonces, ¿Posidonio cometió errores en su cálculo? Existe esa posibilidad, pero debe tenerse en cuenta también que, al contrario que los patrones de medida actuales, en la antigüedad un estadio podía variar entre los 157 y 211 metros. De modo que en las dimensiones terrestres obtenidas por Eratóstenes y por Posidonio esa diferencia de tres cuartos pudo deberse al tipo de estadio escogido.

Claudio Ptolomeo, eminente matemático, geógrafo y astrónomo greco-egipcio, usó los resultados por Posidonio para la elaboración de una de sus grandes obras, Geographia, en la cual describía el mundo en su época y cuyo sistema de latitud y longitud sirvió de ejemplo a los cartógrafos durante muchos siglos. Evidentemente, al usar las dimensiones de Posidonio, el tamaño de la Tierra era bastante menor que el real.

Mapa de la Península Ibérica en la obra Geographia de Claudio Ptolomeo (fuente WikiMedia)

Y volvemos hasta el siglo XV. Colón tuvo acceso a unos informes redactados por el matemático y médico florentino Paolo dal Pozzo Toscanelli, redactado a instancias del rey Alfonso V de Portugal. Estos informes, en los que se incluía un mapa, estaban basados en los viajes de Marco Polo a la corte del Gran Khan de China. Según estos, la distancia existente entre las Islas Canarias y Cipango (Japón) sería de 2.400 millas marinas (cuando la realidad es que son 10.700)

Mapa de Toscanelli (siglo XV) en donde se aprecia al Este el continente Europeo y al Oeste el oriente asiático (fuente: WikiMedia)

De modo que, aunque se sabía las dimensiones del continente eurasiático, las dimensiones de la Tierra eran bastante inferiores a las que hoy conocemos. Con esto, no era de extrañar que Toscanelli y Colón estuviesen convencidos de que era posible llegar a las Indias por el Oeste, de modo que el almirante murió sin saber que había descubierto un continente hasta entonces desconocido. Hubo que esperar hasta el siglo XVI para ver por primera vez América en los mapas de los territorios descubiertos por Colón.

Espero que este artículo complemente la historia que ya conocemos sobre el descubrimiento de América por Cristobal Colón. Os dejo un fragmento de la serie Érase una Vez las Américas en la cual, además de hacer referencia a Toscanelli, también aparece la leyenda que cuenta que Colón escuchó de un marinero la historia de como su barco se perdió y acabaron en un continente desconocido. Que lo disfrutéis.

Anuncios